El matrimonio, “esa cruz vitalicia”.

Tal día como hoy, hace diez años, tomé estado. Desde entonces llevo sobre mis hombros “esa cruz vitalicia” que, a juicio del riojano Urbán Izquierdo cuando daba su consentimiento a su hijo Vicente en 1784, es el matrimonio. Sigue leyendo

“Quién de corazón te quiere es tu padre”: otra carta del mismo archivo sevillano.

Celebramos el Día del Padre con esta carta de un padre a su hijo, escrita hace 202 años. Me permito modificar sólo la puntuación y la acentuación de la misma para facilitar su lectura pero mantengo la ortografía para que no pierda su esencia. Sigue leyendo

“Nuestro pleito será eterno por no enviar tú dinero”: la última carta de los hermanos García.

Termina la serie dedicada a la correspondencia de los hermanos García, el uno en Santander y el otro en Reinosa.

Santander, y marzo, 16 de [17]78.

Antonio, a tus dos cartas digo en particular en esta última que con cien reales no tienes para más que medio quintal de bacalao, la razón si lo quieres de lo bueno en una parte oí pedir por arroba a 35 reales discurre aunque pierda un real o medio importa el medio quintal 68 ó 69 reales luego la aduana y después el lienzo para aforarlo y el trabajo del amarrador con paga no sé de cierto lo que lleva pero discurro que sino allega a los 100 reales falto poco lo otro que aunque yo quiera servirte no puedo en el modo que tú disponer porque estirar a embrollar la cuarta vieja y hasta que si logras ocasión de venir por esta y hallándome yo desocupado y la ajustemos no te remito más sinio que envíes el dinero por entero porque yo deseo servirte y en conformidad de que más quiero que te sobre un cuarto que no te falte.

Tu cuñada Úrsula pidió los repollos, fiados, padeciéndola que lo enviarías luego y le sucedió el que quiso que no quiso pagarlos porque no quiso esperar tanto la hortelana y se llevó este chosco para no comprar nada más fiado aunqeu yo la mandé comprártelo no se determina y sobre todo por parte como no tiene razón y te prevengo la escribas por dirección a su padre a ver si te lo hace mejor que por yo mandárselo [sic].

Con Nugarro estuve y le hice relación. En nuestro pleito será eterno por no enviar tú dinero, yo bastante hago el gastar poco para irlo entreteniendo por no poder más hasta que envíes.

Es cuanto ocurre y pido a Nuestro Señor os guarde muchos años.

Tu hermano José Miguel García.

Hermano Antonio García García.

 

Podéis leer las cartas anteriores, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Todas proceden del Archivo Histórico Provincial de Cantabria, Protocolos Notariales, leg. 3926/1 (Francisco Gómez del Olmo, año 1675).

“No desampare a esos desgraciados”: una carta del párroco de Aguadulce al de El Garrobo.

Sr. Cura Párroco del Garrobo.

Aguadulce, 25 de febrero 869.

Muy sr. mío y compañero,

Adjuntas remito a V. las partidas que me pide en su muy apreciable del 13 y pido a V. que no desampare a esos desgraciados y que haga cuanto esté en sus atribuciones a fin de unirlos en matrimonio y de ese modo cicatrizar las llagas que han abierto en el corazón de sus afligidos y honradísimos padres, a quienes estimo como mis mejores amigos y cuanto resulte en beneficio de ellos es un gozo para mí.

También le remito las bendiciones de sus padres que no desean otra cosa que honrarlos y que Dios bendiga su unión y conozcan el mal que han hecho.

Con esta ocasión se repite V en cuando pueda complacerle.

Su seguro servidor, que besa su mano,

José Joaquín Ruiz

 

Garrobo. D. Tomás Porras y Mejías y María de la Concepción Fernández y Espinosa

AGAS, leg. 3434.

Un escribano ausente: dos notas en un índice de un protocolo notarial.

Nota. Desde quatro de febrero de 1815 hasta mediados del de 1817 estuve ausente, siguiendo cierta causa en defensa de mi onor, que se berificó con costas y apercivimientos a los caluniadores, lo que anoto, para que en todo este tiempo medio no se busquen ynstrumentos por mi oficio.

Sigue leyendo

“Lo firmo con la sangre de mi corazón”: otras dos cartas de amor en un archivo sevillano.

Continúo la senda iniciada hace algo más de un año y medio con aquellas tres cartas de amor en un archivo sevillano y me permito felicitaros el Día de San Valentín con la publicación de otras dos cartas, ambas del siglo XVIII y conservadas en el mismo archivo, el Archivo General del Arzobispado de Sevilla. Sigue leyendo

Carta de un tío a su sobrino

Penagos, 12 de febrero de 1841.

Sr. D. Agustín de Bonachea-Concha.

Recibí la tuya del veinte y cuatro de enero de expresado año el día ocho del mes arriba expresado de la que me enteré de todo su contenido y después de saludarte con ésta pongo en tu noticia que hice saber a tus más carísimos padres todo su contenido y me dijeron que te habían escrito sin decirme que habías pedido la fe de tu credencia y cerciorados de mi parte condescendieron al punto; lo que deseamos todos es tu felicidad espiritual y temporal, para que fuimos criados, y en el supuesto piensas tomar estado espero la contestación de ésta si se recibe y saber el nombre y apellido de tu esposa futura y padres políticos por ser conveniente para todos los parientes que así lo deseamos.

Con esta remito a vuestra merced la partida bautismal para poder acreditar ahora y siempre toda tu credencia.

Es todo cuando puedo exponer en el particular. Recibirás expresiones de los padres, hermanos y hermanos políticos y de mi parte como deseo igualmente a la esposa futura y padres y manda a éste tu afectísimo tío,

Bernabé de Bonachea

Archivo General del Arzobispado de Sevilla, Fondo Arzobispal, Vicaría, Matrimonios ordinarios, leg. 2812. Expediente matrimonial de Tomás Bonachea e Isabel Domínguez.

“Un par de besugos que te remite tu cuñada”: la penúltima epístola conocida entre los hermanos García.

Santander, y febrero 2, de [17]78.

Antonio, ten por seguro como encuentre quien me preste lo que pido; será seguro ponga mi arbitrio. Tengo hechas algunas pretensiones y hasta hoy no tengo alcanzado nada; no llevas buena mira para tratar así en esta ciudad [Santander] como en la de Burgos; el modo de tratar es si tuvieras un año o dos; economía es el sujetarse a pasarlo este poco tiempo con maltrato de alimento por juntar siquiera para traer los mercaderes atractivos; quiero decirte en esto que si tú vienes a esta ciudad a tratar con Pedro o Diego, si traes un bolsillo bueno para cargar cuatro o seis carros con dinero en mano a otra vez que después de acabados todos estos géneros habías de ver cómo no sólo te surtirían sino te [sic] habían de ofrecerte de comisión más que quisieras y caso que yo llegue a poner trato y de tirar a pasarlo muy estérilmente por hacer lo mismo que llevo dicho.

Del trigo no te digo nada porque es muy al contrario de tu intento; lo uno que me dices que si traen el trigo, que si hay carga; el trigo pueden traerlo pero carga es imposible la lleven.

Ve la adjunta carta hice entrega al sujeto.

En el punto que el correo me hizo entrega sin saber yo el oficio conocí no era bueno, más de la mitad no aprovecha, quiere ser todo como la paciencia de los bisos que hace sin padecer a piedra; todo lo que padece a piedra le tira a mal; ya le dije yo al correo como había de ser y después que yo le dije en casa de mi suegro le dijeron lo mismo; hoy con motivo de ser fiesta después de escrita ésta, formo ánimo a estar con el correo para decirle si gusta llevarte un par de besugos que te remite tu cuñada, del domingo por la tarde, no pueden ir más frescos; el pleito no necesitas hallarte tan constante que como haya dinero sin ir tú a Valladolid [bueno, ya sabemos que el pleito, aquellos autos y vagas referencias en cartas anteriores, se seguía en Valladolid, debía ser una hidalguía, de ahí lo de componer su genealogía] saldrá más barato; esto es caso que vaya.

Es cuanto se ofrece y pido a Nuestro Señor os guarde muchos años.

Tu hermano José Miguel García.

Hermano Antonio.

 

Podéis leer las cartas anteriores, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Todas proceden del Archivo Histórico Provincial de Cantabria, Protocolos Notariales, leg. 3926/1 (Francisco Gómez del Olmo, año 1675).

“De la Martinica ha llegado a ésta [Santander] una fragata muy interesada…”

Nos encontramos a comienzos de 1778, doscientos años antes de que naciera un servidor y unos meses antes de que se promulgara el Reglamento de libre comercio que permitiría el comercio directo entre Santander y otros doce puertos españoles con América aunque, desde 1765, Santander ya había sido habilitado para comerciar con las islas del Caribe. Sigue leyendo

Otra breve carta entre los hermanos García, esta vez sobre cera, cebollas y repollos.

Antonio, al dador de tu carta, fecha 8 de éste [enero], le hizo Úrsula entrega de una caldera, la cera, cebollas y la docena de repollos a cinco cuartos y medio; importa la docena ocho reales menos dos cuartos. Juntamente con tus repollos, encargó el carretero a Úrsula dos y para que el carretero no te escogiese los mejores dije a mi mujer que dijese al carretero que los menores habían costado a seis cuartos y los mayores a real, con tal de que no los pagaría; tal vez iba y se los cobra a seis cuartos, no costando más que cinco cuartos y medio; cosa de mujeres.

Es cuanto ocurre y pido a Nuestro Señor te guarde muchos años.

Santander, y enero, 19 de 1778.

Hoy me hacen entrega de los autos [¿son estos los autos para los que habría tratado de “componer” su genealogía?].

Hermano Antonio García.

Hermano José Miguel García.

 

Podéis leer las cartas anteriores, aquí, aquí y aquí.